MORINGA  MEJORA  LA CIRCULACIÓN

Imagen cedida por Vitalmor
Imagen cedida por Vitalmor

Moringa Oleifera: Los problemas de circulación, en especial del sistema cardiovascular, son una de las mayores causas de mortandad en todo el mundo.

La circulación sanguínea es la encargada de administrar a todo el organismo los nutrientes básicos que el cuerpo requiere para estar saludable. Cuando esto no ocurre se manifiestan los problemas circulatorios que pueden desencadenar en un mal mayor si no les prestamos atención y no les aplicamos los correspondientes cuidados.

El Problema:

El sistema vascular es la red de vasos sanguíneos del cuerpo. Incluye las arterias, las venas y los capilares y traslada la sangre desde y hasta el corazón. Los problemas del sistema vascular son comunes y pueden ser serios. ... Los coágulos sanguíneos pueden obstruir los vasos y bloquear el flujo al corazón o al cerebro.

Si eres de los que tiene las manos y pies fríos, sufres mareos o pesadez e inflamación en las piernas, probablemente tengas mala circulación. La mayoría de los casos de problemas circulatorios están relacionados con una vida sedentaria o malos hábitos de alimentación como dietas pobres en nutrientes, bajas en fibra y con escaso consumo de agua, aunque el factor hereditario y genético también tienen mucho que ver.

Enfermedades del sistema circulatorio: Arteriosclerosis, Infarto de miocardio (MI), Prolapso mitral, estenosis, regurgitación, Angina de pecho, Arritmia / Disritmia, Isquemia…

 

La Solución: Tomar 3 infusiones diarias de Moringa con Jengibre o Ginkgo Biloba o 1 Ampolla de extracto de Moringa  diaria.

Es importante observar que los factores tales como ejercicio regular, el suficiente sueño, una dieta equilibrada y niveles de la aptitud, juegan, también, un papel importante a la hora de mantener la buena circulación.

 

Le recomendamos que añada a su alimentación, Omega 3 y Vitamina B3, para activar la circulación sanguínea. Estos valores se encuentran en la Moringa Oleifera, por lo que le ayudarán a mejorar la circulación.

 

¿Cómo podemos mejorar este problema?

Existen recomendaciones que resultan especialmente útiles y son muy sencillas de poner en práctica para aquellas personas que padezcan trastornos de circulación:

  • No mantenernos demasiadas horas de pie o sentados.
  • Poner todos los días un tiempo las piernas en alto.
  • Caminar a diario.
  • Darse baños alternando agua fría y caliente.
  • No abusar del agua demasiado caliente.
  • No utilizar prendas que compriman el cuerpo excesivamente.
  • Tomar suplementos que ayuden a mejorar la circulación

Cuando nos acostumbremos a estos hábitos pronto nos daremos cuenta cuándo nuestras piernas necesitan descansar y cuándo caminar, pues esto hará que tanto nuestro cuerpo como nuestra circulación se activen.