Aplicaciones de la moringa


Potenciales aplicaciones de Moringa oleifera. Una revisión crítica

 

Formato Documento Electrónico(ABNT)

MARTIN, C et al . Potenciales aplicaciones de Moringa oleifera. Una revisión crítica.Pastos y Forrajes,  Matanzas ,  v. 36, n. 2, p. 137-149,  jun.  2013 .   Disponible en <http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0864-03942013000200001&lng=es&nrm=iso>. accedido en  27  jul.  2019.

 

AUTORES: C. Martín1,2, G. Martín3, A. García1, Teresa Fernández1, Ena Hernández1 y Jürgen Puls2

1Departamento de Química e Ingeniería Química, Universidad de Matanzas "Camilo Cienfuegos", Cuba 
Autopista Varadero km 3 ½. Matanzas, Cuba 
2Institute for Wood Technology and Wood Biology, Hamburg, Germany 
3Estación Experimental de Pastos y Forrajes "Indio Hatuey", Universidad de Matanzas "Camilo Cienfuegos", Ministerio de Educación Superior, Cuba 
E-mail: carlos.martin@umcc.cu

RESUMEN

Moringa oleifera es un árbol originario de la India al que se le atribuyen múltiples beneficios para el bienestar humano. Es de crecimiento rápido, de relativamente poca exigencia hacia el suelo y se cultiva en toda la franja intertropical. Uno de los principales usos de sus hojas y de la torta de prensado de su semilla es en la formulación de raciones para la alimentación animal. Sin embargo, prácticamente todas las partes del árbol tienen diversas aplicaciones, sobre lo cual existen testimonios que se remontan a la Antigüedad. En este trabajo se hace una revisión de la literatura disponible sobre la utilización de esta planta. Se presentan distintos campos de aplicación de M. oleifera a la luz del creciente interés científico que ha generado en los últimos lustros. El objetivo es presentar las evidencias aportadas por la literatura científica que confirman y explican las propiedades y aplicaciones de la moringa, las cuales se distancian de versiones sin confirmar aportadas por la literatura popular y la publicidad. 

Palabras clave: alimentación, Moringa oleifera, tratamiento de aguas residuales.

INTRODUCCIÓN

Moringa oleifera, árbol perteneciente a la familia Moringaceae, es nativo de las estribaciones meridionales del Himalaya y en la actualidad se cultiva prácticamente en todas las regiones tropicales, subtropicales y semiáridas del mundo. Puede crecer en condiciones de escasez de agua, pero su cultivo intensivo, con irrigación y fertilización, aumenta los rendimientos de biomasa hasta superar las 100 toneladas por hectárea (Foidl, Makkar y Becker, 2001). Se conoce por diferentes nombres vernáculos, tales como: marango, moringa, resedá, árbol de rábano, árbol de la baqueta, ángela, árbol de los espárragos, árbol de las perlas, árbol "ben", árbol de la vida y árbol de los milagros (Fuglie, 2001). Este último nombre es una medida de la importancia de esta planta para solucionar problemas de salud que, de otra manera, podrían considerarse incurables.

Desde hace milenios, prácticamente todas las partes de M. oleifera han sido utilizadas por el hombre. Las hojas, las flores, los frutos y las raíces son apreciados por su valor nutritivo y pueden ser usados tanto en la alimentación humana como en la animal. Las hojas son excepcionalmente ricas en vitaminas y diferentes aminoácidos, por lo que se recomiendan para tratar problemas de malnutrición en niños (Fuglie, 2001). También se emplean como forraje, biopesticida y para la producción de biogás (Fahey, 2005). Las semillas se utilizan en la alimentación, la medicina, el tratamiento de aguas y como fertilizantes (Foidl et al., 2001). La corteza del tronco es útil en la adsorción de metales pesados (Reddy, Ramana, Seshaiah y Reddy, 2011), así como para la fabricación de cuerdas y alfombras (Ramachandran, Peter y Gopalakrishnan, 1980). El aceite se usa en la industria de perfumería y la de cosméticos como lubricante, en la alimentación humana y en la producción de biodiesel (Rashid, Anwar, Moser, y Knothe, 2008). Las cascarillas de las semillas sirven de materia prima para la producción de carbón activado y de intercambiadores aniónicos. La planta también se emplea como cerca viva o cortina rompevientos, mientras que la biomasa lignocelulósica del tronco y de las ramas puede ser utilizada como material de construcción y para producir pulpa celulósica y etanol (Fahey, 2005).

A pesar de su utilidad ancestral, su aplicación ha sido más bien empírica y la mayor parte de la información existente proviene de la tradición oral o de publicaciones de carácter general. Solo a finales del siglo XX este árbol empezó a recibir una atención merecida por parte de la comunidad científica. Durante las últimas dos décadas se han publicado numerosos reportes sobre la evaluación científica de los procesos de utilización de la planta, así como la identificación de principios activos y mecanismos de acción, lo que ha permitido explicar muchos de los efectos beneficiosos previamente conocidos, optimizar su explotación y proponer nuevas aplicaciones. Algunos usos aun no han sido confirmados científicamente y requieren de investigación futura. La presente reseña está dirigida a presentar las evidencias aportadas por la literatura científica que confirman y explican las propiedades de la moringa; este trabajo no ignora lo publicado en la literatura general y popular, aunque lo toma con cautela.

Consideraciones finales

El análisis crítico de la bibliografía disponible sobre la utilización de M. oleifera revela que, aunque todavía quedan puntos por aclarar, una parte considerable de los beneficios que se le atribuyen están confirmados científicamente. Según los autores del presente artículo, esta especie es un biorrecurso de mucho interés para su explotación en Cuba, por lo cual proponen las siguientes estrategias:

A corto plazo: el empleo de las hojas y los frutos tiernos en la alimentación humana y animal, y en la extracción de sus principios activos para posibles usos médico-farmacéuticos.

A largo plazo: la utilización de los frutos secos en la producción de aceite para posibles usos alimenticios y no alimenticios. Esta variante generaría tortas de prensado, vainas y cascarillas.

De las tortas podrían extraerse proteínas para la purificación del agua y principios activos para usos médico-farmacéuticos. El resto de la torta podría dirigirse a la alimentación animal.

Las vainas resultan de interés para la producción de etanol, aunque se requiere más investigación.

Las cascarillas podrían emplearse en la producción de carbón activado.

 

AGRADECIMIENTOS

Este trabajo fue posible gracias al apoyo financiero de la Fundación Alexander von Humboldt (Bonn, Alemania), la Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperación (COSUDE) (Berna, Suiza), la Fundación Internacional para la Ciencia (IFS) (Estocolmo, Suiza), la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPCW) (La Haya, Países Bajos) y la Delegación Territorial del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (CITMA) (Matanzas, Cuba).

 

Central España Republicana, CP 44280, Perico, Matanzas, Cuba