· 

Nuevos estudios revelan las maravillas de la moringa Por Reporteros Hoy WA (Víctor Hugo Lizama Morales)

Así como la ropa, los restaurantes y la música, también los remedios para la salud entran y salen de moda. Tal es el caso de esta maravillosa planta, que todos casi ya conocemos y que no deja de asombrarnos.

Soy hijo de un Nutriólogo y sé que importante es que los productos que uno ofrece al público, deben de tener un respaldo serio. Nunca olvidaré que nuestra amiga Ingrid Centeno siempre nos indicaba que siempre es recomendable checar si la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y Agricultura) está de acuerdo con el suministro de ciertos medicamentos herbolarios. No tiramos nunca en saco roto estas recomendaciones y nos encontramos con un pequeño artículo referente a la moringa que con gusto queremos compartirles.

La moringa ofrece estos variados usos: sus hojas, raíces y vainas no maduras se consumen como hortaliza. Todas las partes del árbol de moringa -corteza, vainas, hojas, nueces, semillas, tubérculos, raíces y flores son comestibles.

Las hojas se utilizan frescas o secas y molidas en polvo. El aceite de semilla de moringa es dulce, no se pega, no se seca y no se enrancia, mientras que la torta hecha con semillas se utiliza para purificar el agua potable.

Las semillas también se pueden comer verdes, tostadas, en polvo y en infusión para té o se pueden utilizar para hacer curry. Las hojas son ricas en proteínas, vitaminas A, B y C, y minerales: muy recomendables para mujeres embarazadas y lactantes, así como para niños pequeños.

La planta produce hojas durante la temporada seca y en periodos de sequía, y es una excelente fuente de hortalizas verdes cuando hay pocos alimentos disponibles.

Crece rápidamente y es resistente a la sequía (no tolera el encharcamiento).

Los productos de moringa tienen propiedades antibióticas, contra el tripanosoma y la hipotensión (presión arterial baja), antiespasmódicas, anti-ulcerosas, anti-inflamatorias, hipocolesterolémicas e hipoglucémicas.

Y para el que se ocupa de plantar este regalo de Dios, resulta ser una fuente de nutrición maternal e infantil, medicinas e ingresos familiares; los árboles actúan como cortavientos (defensa contra huracanes) y reducen la erosión del suelo.

Escribir comentario

Comentarios: 0